El techo de cristal en el sector de la sanidad

En el Congreso Innova-health, la fundación Woman Forward abordó la conferencia del techo de cristal en el sector de la sanidad, poniendo de relieve los obstáculos que sufre el talento femenino en el sector sanitario. La ponencia distinguió las diferentes barreras, iniciativas que se han puesto en marcha y sugerencias que podrían ayudar a superar las barreras, en los tres subsectores en los que se puede dividir el sector sanitario: la investigación, la gestión hospitalaria pública y el sector empresarial privado.

En el subsector de la investigación, los estudios e investigaciones muestran una clara segregación vertical de género tanto en las universidades públicas como las  privadas, debido a la diferencia abismal en la distribución de mujeres y hombres a lo largo de la carrera investigadora en universidades públicas y en la distribución en órganos unipersonales de gobierno de las universidades, como ejemplo en la posición de rector hay un 92% de hombres comparado a un 8% de mujeres. Esta desigualdad se intenta contrarrestar con iniciativas que promuevan la igualdad de género tanto en los equipos de investigación como en la toma de decisiones.

En el subsector de la asistencia sanitaria, las mujeres en cargos directivos siguen siendo minoría, solo en la consejería de sanidad la mujer consigue un  8% de representación con respecto a las demás instituciones sanitarias, aún así, su visibilidad sigue siendo muy reducida.

Una de las propuestas a considerar para impulsar el talento femenino en este subsector es promover la formación en igualdad en el acceso al empleo público y a lo largo de la carrera profesional.

En el sector privado, el porcentaje de empleados por género difiere ampliamente entre las compañías farmacéuticas y las empresas del Ibex-35; dichas cifras bajan vertiginosamente cuando se empieza a subir de forma vertical en el organigrama de las entidades. En los comités de dirección de las compañías farmacéuticas disponen de un 41,3%, de mujeres al frente, esta cifra triplica a la de otros sectores, ya que supone 3,4 veces más que la media de las grandes empresas del IBEX-35, que se sitúa en torno al 12%. Asimismo según los datos de Farmaindustria el  21,7% de los primeros ejecutivos son mujeres, esto supone que se supera en unas 3,7 veces a las empresas del IBEX-35, donde el porcentaje es del 5,9 %.

Finalmente, entre las medidas para el impulso de la mujer en puestos de liderazgo en las compañías tenemos:

  • Impulsar planes para mantener una estructura equilibrada,
  • crear una comisión de igualdad y conciliación,
  • retener y desarrollar el talento, a través de programas de mentorización.